15 abril 2016

Construyendo nidos para los marabús

Marabús, las carroñeras seductoras, entran en celo.

Leptoptilos crumeniferus.

Los marabús, unas curiosas aves que podemos ver en sabana seca conviviendo con cebras, rinocerontes y avestruces y que, en estos días, han entrado en celo, por lo que sus cuidadores les hemos construido un nido para facilitar la puesta de sus huevos. Pero no sólo las vemos en este hábitat, también podemos apreciar toda su belleza y conocer mejor su rol en la naturaleza en la exhibición educativa de aves que se realiza en el anfiteatro del parque todos los días y que supone un plus a la visita. Un documental en vivo que completa «El ciclo de la vida» que podemos ver durante el recorrido por la zona que recrea la sabana. Así, el marabú nos da la bienvenida en el comienzo del itinerario por BIOPARC y nos despide en la exhibición, ayudándonos a entender la riqueza de la biodiversidad de la naturaleza salvaje.

Marabús sobre su nuevo nido - Sabana seca de BIOPARC Valencia

Los marabús son conocidos por mucha gente por tener hermosas plumas en su cola que se han utilizado como adorno por las mujeres en vestidos y sombreros desde hace muchos decenios. Se hicieron famosas por su uso como ornamento de las artistas de revista, lo que las convirtió en icono de seducción y glamur.

Menos gente sabe que los marabús son aves carroñeras, aunque también pueden cazar presas vivas. Su largo pico no les permite descarnar, por lo que arrebatan la comida a los buitres y , como ellos, son agentes importantísimos en la limpieza de los ecosistemas que habitan.

BIOPARC Valencia - Construyendo los nidos de los marabús

Son aves gregarias que forman colonias reproductoras, habitualmente construyen nidos en árboles con ramas y palos. En primavera y verano su saco gular cambia de rosa a rojo, un indicador de que entran en fase de celo y gracias a él también emiten sonidos durante el cortejo. Tras la cópula y la puesta de 2 ó 3 huevos, éstos se incuban durante 30 días y a partir de ahí eclosionan, aunque los polluelos necesitan más de tres meses para dar su primer vuelo.

Vídeo: Construyendo los nidos para los marabús

Su poderoso vuelo le permite alcanzar considerables alturas aprovechando las corrientes de aire cálido ascendentes y también planea majestuosamente, manteniendo la cabeza hacia atrás. Se distribuye en casi toda el África subsahariana, a excepción de las zonas más áridas y desérticas y pueblan así una variedad de hábitats, desde las áreas de sabana seca hasta los espacios pantanosos. Su expectativa de vida es de 25 años en libertad y 44 en cautividad, a la que se adaptan muy bien. En BIOPARC Valencia vive la única pareja reproductora de España.

Firma: Departamento de Cuidadores de BIOPARC Valencia.

¿Te ha gustado
la noticia?

¡Compártelo!

Ponte
al día